Escuela de Psicología Online Gratuita

  • No hay productos en el carrito.

EMOCIONES

¿Qué son las emociones?

Las emociones son, principalmente, reacciones fisiológicas que se activan cuando nos encontramos en situaciones que nos requieren de una respuesta, ante diferentes pensamientos o diversos estímulos que puedan aparecer.

Si bien es cierto que estamos biológicamente preparados para sentir determinadas emociones como la ira o la alegría, hay otro tipo de emociones que responden más a componentes sociales, y que, por tanto, se van a ver influenciadas por la cultura y la sociedad en la que vivamos, como pueden ser la culpa o la vergüenza.

Estas reacciones nos ayudan a entender el mundo, a los demás y a nosotros mismos ya que cumplen funciones relacionadas con la organización del pensamiento y las conductas que llevamos a cabo. Las emociones nos guían para poder cuidar nuestras necesidades más básicas, como las necesidades de vinculación o autorrealización, entre otras.

No obstante, hay ocasiones en las que las emociones que sentimos o que se activan ante un suceso tardan mucho tiempo en desaparecer, comienzan a aparecer de forma frecuente o llegan a ser muy intensas cada vez que se sienten, llegando a generar un malestar significativo en la vida de la persona, es entonces cuando muchas veces nos plantearnos la idea de poder comenzar un proceso terapéutico enfocado a aliviar este malestar.

¿Qué tipos de emociones hay?

Existen diferentes formas en las que podemos clasificar las emociones. Comúnmente suelen agruparse entre las que nos resultan más agradables (alegría, ilusión, satisfacción…) y las que nos generan una sensación más desagradable cuando las sentimos (decepción, envidia, frustración…).

Sin embargo, es importante recordar que, emociones agradables o desagradables, todas son necesarias y funcionalmente adaptativas ya que nos informan y nos ayudan a entender lo que nos sucede y sucede a nuestro alrededor.

Las emociones son una parte primordial del trabajo terapéutico. Para ello, parte de las primeras sesiones se dedicarán a poder observar qué emociones pueden estar generando mayor malestar y/o cuales hay más dificultades para poder gestionar.

Es normal que al inicio las emociones puedan desbordarnos y no sepamos qué podemos hacer con ellas. Sin embargo, parte de los objetivos en terapia podrán estar enfocados a todo este trabajo emocional; conocer las emociones, ver cómo nos relacionamos con ellas, entender por qué aparecen, para qué, qué función tienen etc. Todo este trabajo se hará con la finalidad de poder ayudar a nuestro paciente a gestionar sus emociones de una manera más sana y adaptativa, ayudándole a conocer en profundidad su funcionamiento y las herramientas que puede utilizar en el día a día que faciliten su regulación.

Cristina Arribas Sanz

Psicóloga sanitaria en NB Psicología

26 de marzo de 2024